No vamos a mentirte, arrancar un negocio no es fácil, por lo que necesitas asegurarte que puedes hacer frente a los mínimos, así como a los máximos. Lo mejor es preguntarse a uno mismo desde el principio si estás preparado para asumir el reto. Cuenta que necesitarás por adelantado, una gran cantidad de trabajo de preparación y te puedes llegar a sentir a veces como si estuvieras reduciendo tu habilidad a un trabajo de escritorio,

Read more 0